GRUPO DE ORACIÓN MARIA AUXILIADORA

Parroquia San Juan Bosco

Síguenos en:

Estás en » Inicio »  » Oraciones Y Novenas » Oraciones a San José - Grupo de Oración María Auxiliadora

Oraciones a San José:

sanjose012013

San José:
San José, casto esposo de la Virgen María; intercede para obtenerme el don de la pureza. Tú que a pesar de tus inseguridades personales,
supiste aceptar dócilmente el Plan de Dios tan pronto supiste de él, ayúdame a tener esa misma actitud para responder siempre y en todo lugar a lo que el Señor me pida. Varón prudente, que no te apegas a las seguridades humanas, sino que siempre estuviste abierto a responder a lo inesperado, obténme el auxilio del divino Espíritu para que viva yo también en prudente desasimiento de las seguridades terrenales.

Modelo de celo, de trabajo constante, de fidelidad silenciosa, de paternal solicitud, obténme esas bendiciones para que pueda crecer cada día más en ellas y así asemejarme, día a día, al modelo de la plena humanidad: el Señor Jesús.
Amén

Oración a San José:

sanjose022013

Bienaventurado San José,
acudimos en nuestra tribulación;
y, después de invocar
el auxilio de vuestra Santísima Esposa,
solicitamos también
confiadamente vuestro patrocinio.
Por aquella caridad que
con la Inmaculada Virgen María,
Madre de Dios, os tuvo unido,
y por el paterno amor
con que abrazasteis al Niño Jesús,
humildemente os suplicamos
volváis benigno los ojos
a la herencia que
con su Sangre adquirió Jesucristo,
y con vuestro poder
y auxilio socorráis nuestras necesidades.
Proteged, oh providentísimo
Custodio de la Sagrada Familia,
la escogida descendencia de Jesucristo;
apartad de nosotros
toda mancha de error y corrupción;
asistidnos propicio, desde el Cielo,
fortísimo libertador nuestro
en esta lucha
con el poder de las tinieblas;
y, como en otro tiempo
librásteis al Niño Jesús
del inminente peligro de su vida,
así, ahora, defended
la Iglesia Santa de Dios
de las asechanzas de sus enemigos
y de toda adversidad,
y a cada uno de nosotros
protegednos con perpetuo patrocinio,
para que, a ejemplo vuestro
y sostenidos por vuestro auxilio,
podamos santamente vivir
y piadosamente morir
y alcanzar en el Cielo
la eterna felicidad. Amén

A San José por el Papa:

sanjose032013

Como primer Vicario del Eterno Padre en la Casa de Jesús fuisteis, glorioso José, y representante en ella de su poder y autoridad. Al Papa, nuestro Jefe supremo en la tierra, acechan de continuo, y oprimen y tiranizan, cuantos rehúsan a su sujetarse a su saludable dominación y yugo amorosísimo. Velad por él contra los nuevos Herodes que maquinan su ruina, Fortalécelo en su ministerio, da espíritu y vigor a sus palabras, ríndele las inteligencias altivas y los corazones indóciles. Infunde en todos sus hijos a favor del santo Padre, sentimientos de amor, obediencia y generosa liberalidad.

Padre nuestro, Ave María y Gloria

A San José por los Pobres:

A San José por los pobres, Por los enfermos y por los moribundos
Estos son la porción escogida de tu amor, excelso Patriarca, y en el cual muestras a menudo la eficacia de tu protección. Los que sufren estrechez y necesidad, los que padecen en el lecho del dolor corporales sufrimientos, los que en el trance duro de la muerte imploran tu consuelo. Te pedimos por ellos, mansísimo Padre de pobres, de enfermos y de moribundos; te pedimos por ellos, y por nosotros cuando nos hallemos en su aflictiva situación. Derrama sobre los corazones lacerados el bálsamo de la santa confianza en Dios; ahuyenta de ellos el negro demonio de la desesperación. Sonríe a los tristes con la dulzura de la esperanza; haz llegara a los necesitados el pan de la caridad; anticipa a los ojos vidriados de los agonizantes un rayo de luz del paraíso que les está prometido.
Padre nuestro, Ave María y Gloria.

A San José por los que Santifican:

A San José por los que santifican los domingos y fiestas de guardar

Oración indulgenciada

Glorioso Patriarca san José, obtén de nuestro Señor Jesucristo, te lo suplicamos, las más abundante bendiciones para todos aquellos que santifican los domingos y fiestas de guardar.

Obtén para aquellos que los profanan que comprendan, ahora que todavía hay tiempo, el mal que cometen, y que se conviertan prontamente temiendo los castigos que merecen en esta vida y en la otra.

Fidelísimo José, tú que el día del Señor cesaste todo trabajo en tu taller, y en compañía de Jesús y María cumpliste con una visible piedad los deberes religiosos, bendice la obra piadosa de la santificación de las fiestas, erigida sobre tu potente patronato.

Haz que esta bendición se propague en todas las casas, en todos los comercios y en todos los talleres, para que pronto todo el pueblo cristiano, en esos días de fiesta, se abstenga de todo trabajo prohibido, se ocupe seriamente de la salvación de su alma, y rinda gloria a Dios, que vive y reina por los siglos de los siglos. Amén.

A San José por los Obreros:

A San José por las clases obreras

Artesano y trabajador, oh humildísimo José, las clases obreras debieran mirarte como especial patrón y modelo suyo las clases trabajadoras de nuestros días. Como elas ganaste pan con el sudor de tu frente, y endureciste las manos manejando la tosca herramienta. Las muchedumbres obreras de hoy desdeñan mirarse en ti, por seguir siniestros ideales con que trastornan su cabeza mentirosos redentores. Por ellas y por su suerte, y por la eficaz restauración de sus derechas en Cristo se interesa, más que la Liberación embustera, la Iglesia de Dios. Ruega, Santo obrero, por esas clases desheredadas ¡ay! En tu Hijo, de las esperanzas del cielo y de los consuelos de la resignación. Pide por ellas a Jesús, tu compañero de taller, gloriosísimo San José.
Padre nuestro, Ave María, y Gloria